"Os cuento cómo eran los dos Papas Santos", entrevista al Cardenal Poupard

08 abril 2014
En una entrevista al "Corriere della Sera", el cardenal Paul Poupard, presidente emérito del Pontificio Consejo de la Cultura y del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, ha compartido sus recuerdos como colaborador de Juan XXIII y de Juan Pablo II.
Para el Cardenal Poupard "el Papa Roncalli era un hombre muy accesible. No podemos olvidar que fue un genio de las comunicaciones: cuando la hija de Krusciov visitó la Santa Sede, la conquistó diciendo que rezaría por sus hijos para concluir con un 'Dios hizo la luz y yo veo la luz en sus ojos'".
 
A propósito de la santidad de Juan XXIII agregó: "Ya el 4 de junio de 1963 había quién hablaba de un Papa Santo y no solo de un Papa bueno. Desde el taxista que me acompañó a los estudios televisivos para un entrevista a los Obispos que trabajaban en el Concilio y quería proclamarlo santo por aclamación".
 
En 1985 Paul Poupard fue creado cardenal por Juan Pablo II que, algunos años antes, le confió el recién nacido Pontificio Consejo para la Cultura. Recuerda a Karol Wojtyla como un hombre de pulso "que no soportaba a cortesanos ni insinuaciones, es más daba incluso muestras físicas de fastidio cuando escuchaba alguna. Tenía además una santa indiferencia delante de quién lo quería incensar. Juan Pablo II era un pozo de oración: una vez, mientras estábamos desayunando, le conté de una asistente mía que sería operada de gravedad. Interrumpió de repente su comida y fue de inmediato a rezar por ella".